La Universidad redefine indicadores socio-económicos y físicos de la vivienda para ayudar a la intervención pública

2018-04-16T10:22:32+00:00 16 abril, 2018|Blog, Congresos y jornadas|

Alto nivel de propuestas en la V Jornada de la Cátedra Zaragoza Vivienda  celebrada el viernes y organizada en colaboración con el proyecto Eco-REGEN

Dentro del proyecto de investigación Eco-REGEN desarrollado entre los años 2013-2017 por la Universidad de Zaragoza se han estudiado 19 conjuntos de vivienda colectiva construidos en Zaragoza después de la Guerra Civil hasta 1979. Incluyen un total de 7.201 viviendas en 222 bloques, que representan el 75% de las viviendas protegidas bajo las políticas del régimen franquista en Zaragoza. En la jornada de la Cátedra Zaragoza Vivienda celebrada esta mañana, la directora de la Cátedra, Belinda López-Mesa, ha explicado cómo se han definido indicadores de vulnerabilidad física de las viviendas. Los resultados muestran que el grado de obsolescencia de los edificios es desigual, observándose algunos conjuntos residenciales en los que se simultanean mayores condiciones desfavorables a nivel energético, acústico y de accesibilidad, como son los conjuntos Casta Álvarez, Aloy Sala, estos dos señalados como conjuntos residenciales más vulnerables, seguidos de Torrero fase 1, Balsas de Ebro Viejo, Arzobispo Domenech y Alférez Rojas.

Por ello, la jornada se centró en la importancia de los indicadores que se estudian y se afinan cada vez por parte de los investigadores de la Universidad, y que son fundamentales tanto para diagnosticar como para definir estrategias, pero también “para la acción pública”. Así lo ha resumido López-Mesa en la clausura de este foro sobre “Diagnóstico socio-económico y físico de la vivienda”, que ha despertado el interés de más de 180 participantes.

Un tercio de la población en riesgo de exclusión residencial

Desde el punto de vista de los factores socio-económicos que se extraen de la situación de la vivienda, el concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Zaragoza, Pablo Híjar, puso el acento en que aproximadamente un tercio de la población se encuentra en la actualidad en exclusión residencial o en riesgo de padecerla. Una situación que empeora con la subida de los precios del alquiler que, según ha apuntado Híjar, han crecido desde el 2014 en un 15%. El concejal ha alertado “que es una cifra preocupante, porque aunque todavía lejos de las cifras que se dan en Madrid y Barcelona, hay que recordar que la rentas no son las mismas”.

Ante este diagnóstico, también se planteearon respuestas municipales, y en este sentido, Híjar ha destacado los planes de inversión de más de 70 millones de euros, que contarán con financiación europea, para la promoción de 300 viviendas sociales y la rehabilitación de más de 800 viviendas de alquiler social.

Indicadores de vulnerabilidad sociodemográfica y residencial

En la primera mesa redonda de la jornada, Ángel Pueyo, profesor titular de Geografía Humana de la Universidad de Zaragoza, presentó un importante proyecto multidisciplinar y realizado por un amplio equipo de trabajo que se ha centrado en “indicadores multiescalares para el análisis de la vulnerabilidad sociodemográfica y residencial de la ciudad de Zaragoza”. En este sentido, ha apuntado que se está trabajando con indicadores sensibles que incluyen sectores de la población como la gente joven, infancia, mayores y también las características de los edificios, para desarrollar un modelo de información complejo, detallado y temporal, con perspectiva integral y multiescalar, que ayude a los responsables políticos, a los agentes sociales y a la sociedad civil.

Pueyo, que pertenece desde 1998 al grupo de investigación GEOT (Grupo de Estudios en Ordenación del Territorio), y participa en la Cátedra de Territorio, Sociedad y Visualización Geográfica, lidera líneas de trabajo relacionadas con herramientas territoriales y cartográficas para la toma de decisiones en todas las escalas, con un especial énfasis en el fomento de la investigación aplicada y su transferencia al sector público y privado. En concreto, explicó que se está trabajando en conformar una base de datos manzana para toda la ciudad de Zaragoza que se representará cartográficamente, por edificio, para la zona de San José. Mediante una aplicación móvil se están tomando datos sobre los elementos que están afectando a la vía pública y en qué medida. Y ha avanzado que también se está experimentando con mapas emocionales y ya se han hecho algunas experiencias de percepción con mayores de los espacios verdes.

La jornada también dio lugar a exponer propuestas de regeneración y redensificación urbanas, como la del caso, en Madrid, del barrio del Aeropuerto, que ha presentado Francisco González, Profesor de Urbanismo de la Universidad Europea de Madrid. Por su parte, Jesús C. Aguerri, Doctorando del Departamento de Psicología y Sociología de la Universidad de Zaragoza, aportó un análisis de la movilidad social descendente a través de la pérdida de la vivienda en la ciudad de Zaragoza. En este sentido, los estudios señalan que las unidades familiares a las que están afectando fundamentalmente los desahucios son determinadas fracciones de la clase trabajadora, que firmaron la hipoteca en los años previos a la crisis, con presencia de hijos, que se concentran en las zonas tradicionalmente obreras de las orlas centrales de Zaragoza, como son los barrios de La Almozara, San José, Las Fuentes, San Pablo y Oliver.

Aplicación del diagnóstico a la gestión

Sobre la aplicación del diagnóstico a la gestión se ha hablado en la segunda parte de la jornada que contó con las intervenciones de la responsable de Planificación Estratégica de Ebrópolis, Mar Rodríguez, sobre indicadores de calidad del espacio público para el Desarrollo Estratégico de Zaragoza. También se analizaron indicadores en la Planificación estratégica Urbana y territorial, y en concreto las estrategias de desarrollo urbano sostenible e integrado, en la ponencia de Daniel Ayala, arquitecto experto en desarrollo urbano sostenible. Por su parte, Elvira López, arquitecta de Zaragoza Vivienda, planteó cómo a la hora de la gestión los indicadores son un medio pero no un fin, y cómo el siguiente paso sería también poder incorporar indicadores propios en la Administración para poder medir los resultados de la intervención.

La jornada contó como moderadores con Pilar Aguerri, jefa del Área de Gestión Social y Alquileres de Zaragoza Vivienda, y Gerardo Molpeceres, arquitecto fundador de M.A.R arquitectos.