La bodega del Matarraña Amprius Lagar apostó por la innovación para la presentación en sociedad de su nuevo vino Lagar d’Amprius Syrah 92/300, el rubí del Matarraña. Ante la situación derivada del Estado de Alarma, presentó el único vino criado en barrica que tiene esta bodega turolense, entre los viñedos de donde procede. Valiéndose de las nuevas tecnologías realizó una cata que pudieron seguir en directo a través de sus pantallas cerca de 50 invitados, mientras que otras 30 personas la realizaban in situ, manteniendo, eso sí, todas las medidas de seguridad y distancias que la situación requería.

El evento, celebrado el lunes 15 de junio a las seis de la tarde en la finca denominada Mas del Roig, en Calaceite, contó con invitados de excepción que contaron, cada uno desde su experiencia las singularidades de los vinos Lagar de Amprius, así como las características de viñedo, la zona y por supuesto del vino protagonista. Mariano Navascués, periodista que hizo las veces de Maestro de Ceremonias, condujo el acto que comenzó con la bienvenida a la finca de Víctor Martínez, gerente de la bodega, quien se mostró muy satisfecho de poder compartir de esta manera novedosa el nacimiento de esta nueva creación. Y agradeció poder contar para la presentación con la sabiduría y buen hacer de quienes desgranaron los detalles y cualidades de los vinos Lagar d’Amprius. Le acompañaban Jesús Navascués, enólogo, Julio Prieto, agrónomo y el sumillier, Raúl Igual.

Un evento con imagen y realización personalizada, que los asistentes calificaron como “una experiencia innovadora en promoción y con una presentación brillante”

Jesús Navascués, el enólogo que elabora estos vinos, considerado uno de los más prestigiosos de esta comunidad y uno de los más queridos del país, dirige el departamento técnico de la bodega. En su intervención aseguró que la uva syrah que se cría en el Matarraña tiene muy buena aptitud para envejecer en barrica, y expresa muy bien lo que esta tierra da. De las características del suelo, tierras areniscas y arcillosas, y de cómo se comportan las viñas, en cultivo ecológico, habló Julio Prieto, el agrónomo encargado del viñedo de Amprius. Destacó que los viñedos están rodeados de pinares, tomillo y jaras lo que da carácter a la viña. Y que la fusión entre el suelo, el clima y la orientación del cultivo juegan un papel muy importante, pues lo que pretende, aseguró Prieto es llevar esa relación de la planta con su entorno a la bodega.

La cata propiamente la dirigió Raúl Igual, Mejor Sumiller de España 2010, propietario del restaurante Yain de Teruel, y quien desde hace años mantiene una gran relación con la bodega, destacó del Syrah 92/300 que en boca tiene una intensidad de fruta madura muy pura, que no se oculta por su paso por barrica. El rubí del Matarraña según describió Raúl Igual no oculta lo que es ni de donde viene, y eso es lo más bonito en un vino. Se percibe en él un punto de licor, y no le falta el matiz vegetal del sarmiento y los tostados de la madera, con un toque de pimienta y clavo.

El sumillier turolense guió también la cata de un vino blanco, Lagar d’Amprius Gewürztraminer, para deleite de todos los invitados quienes también degustaban los vinos que se les habían hecho llegar en sus casas o en la finca. Un vino muy floral y sabroso que según Igual es muy gastronómico y versátil, ya que encaja con todo tipo de platos.

Un buen número de clientes de la bodega, así como de sumilleres y responsables de restaurantes asistieron al evento que dejó en todos asistentes online y a los presenciales, muy buen sabor de boca y ganas de seguir conociendo el resto de vinos Lagar d’Amprius, y saber más de una bodega que sigue trabajando por ofrecer sus vinos singulares del Matarraña a toda aquella persona amante de los vinos con personalidad y que hablen de sus orígenes.

En palabras de Víctor Martínez, gerente de Amprius Lagar, con este vino la bodega ha querido “dar un paso más allá para completar una colección que cada día tiene mayor acogida y prestigio en el mercado, tanto nacional como internacional, introduciendo una referencia en barrica para ampliar nuestro mercado y llegar así a las y los amantes fieles de la madera”. “Ha sido un proceso muy emocionante, que hemos realizado con mucho mimo y cariño y queremos transmitir nuestra satisfacción con el resultado final, así como invitar a todos a probarlo”.

Características del Lagar d’Amprius 92/300 Syrah en barrica

Este vino se caracteriza por su aspecto cristalino y color rojo rubí, de capa media-alta. En fase olfativa el vino muestra unos aromas limpios e intensos. Frutos negros maduros, aromas especiados y trufados, sobre un lecho de finos tostados aportados por la madera durante su proceso de crianza. En este sentido, es importante destacar que la variedad Syrah no toma mucho el aroma de la madera. Además, tiene muy buena entrada y paso por boca, donde podemos percibir de nuevo los sabores especiados. A su vez, tiene una excelente textura y fondo mineral, así como unos taninos suaves y complejos.

Con respecto a su elaboración en viñedo, el Lagar d’Amprius 92/300 Syrah, destaca por haber pasado por un análisis organoléptico y químico de las uvas para conocer la madurez fenólica y aromática de las mismas que le ayuda a determinar el mejor momento de la vendimia. Ésta se realiza de forma mecánica y nocturna para aprovechar las temperaturas más bajas de la noche y, de este modo, ralentizar los procesos enzimáticos. Asimismo, se procede a una inertización de los remolques mediante nieve carbónica.

Una vez la uva pasa a bodega, es estrujada suavemente con el fin de no dislacerar los hollejos, ni que exista rotura de las pepitas de la uva. Posteriormente, se procede al encubado y una vez en el depósito, la uva se mantiene a 10º C durante 6 días. En esta maceración prefermentativa se intenta obtener en fase acuosa los taninos y aromas más finos. La fermentación se realiza con levadura indígena que viene con las uvas a una temperatura de entre 22 y 24º C. Durante el periodo fermentativo se realizan remontados para homogenizar las temperaturas del depósito, así como para favorecer la extracción del color, aroma y taninos. Finalizada la fermentación alcohólica el vino se sangra y se procede al prensado. El vino yema y el prensa se separan.

El tiempo total que permanece la uva en el depósito es de 16 días. Transcurridas 24 horas, el vino se trasega para eliminar las lías groseras. Se realiza una fermentación maloláctica en depósito de acero y, una vez finalizada, se lleva a cabo un trasiego de limpieza con aireación. El vino reposa en depósito de acero durante 12 meses. Más tarde, se pasa a barricas de 225 litros (roble francés y americano). Y en la segunda llenada, el vino permanece durante 16 meses, realizándose en este tiempo tres trasiegos. Finalmente, el vino reposa en depósitos de acero hasta el momento del embotellado.

Tal y como indica Martínez, la temperatura ideal para consumir este vino es de “entre 16 y 18ºC”. Asimismo, aconseja maridarlo con platos tan heterogéneos como guisos de legumbre y otros de cuchara, como cremas y sopas), pastas rellenas servidas con salsas especiadas y todo tipo de carnes guisadas o a la brasa, como carnes de caza, aves, cordero o vacuno. De igual forma, escolta perfectamente un amplio abanico de quesos.

IdeasAmares  ha sido la empresa encargada del apoyo a la organización y asistencia técnica para la realización de este primer y novedoso evento híbrido, con parte de invitados presenciales y parte virtuales. Tanto en el diseño, como en la ejecución del acto, se apuntó a transmitir la emoción del momento a los invitados on line, a través de una presentación y una realización original y cuidada y con la cobertura técnica necesaria para ofrecer una retransmisión de calidad.

De esta forma se ha demostrado que, con profesionales especializados,  creatividad y la cobertura técnica adecuada, los eventos virtuales, combinados con la ejecución real de los mismos, abre nuevas posibilidades a empresas, entidades e instituciones para hacer sus promociones y campañas exclusivas y originales.